Centro De Conocimiento

Los 5 pasos para la elaboración de presupuestos de capital

El presupuesto de capital es un proceso de varios pasos que utilizan las empresas para determinar qué tan valioso será un proyecto o inversión. Una empresa puede utilizar el presupuesto de capital para determinar si debe ampliar sus instalaciones de almacenamiento, invertir en nuevos equipos o gastar dinero en la formación especializada de los empleados.

El proceso de presupuestación de capital consta de cinco pasos:

1. Identificar y evaluar oportunidades potenciales.
El proceso comienza explorando las oportunidades disponibles. Para cualquier iniciativa dada, una empresa probablemente tendrá múltiples opciones para considerar. Por ejemplo, si una empresa está buscando expandir sus instalaciones de almacenamiento, podría elegir entre ampliar su edificio actual o comprar un espacio más grande en una nueva ubicación. Como tal, cada opción debe evaluarse para ver cuál tiene más sentido financiero y logístico. Una vez que se identifica la oportunidad más factible, la empresa debe determinar el momento adecuado para aprovecharla, teniendo en cuenta factores como las necesidades comerciales y los costos iniciales.





2. Estimar los costos operativos y de implementación
El siguiente paso consiste en estimar cuánto costará llevar el proyecto a buen término. Este proceso puede requerir investigación tanto interna como externa. Si una empresa está buscando actualizar su equipo informático, por ejemplo, podría preguntarle a su departamento de TI cuánto costaría comprar nueva memoria para sus máquinas existentes y, al mismo tiempo, calcular el precio de las nuevas computadoras de una fuente externa. Luego, la empresa debe intentar reducir aún más el costo de implementar la opción que elija.

3. Estime el flujo de efectivo o el beneficio
Ahora determinamos cuánto flujo de caja se espera que genere el proyecto en cuestión. Una forma de llegar a esta cifra es revisar los datos sobre proyectos similares que han tenido éxito en el pasado. Si el proyecto no genera directamente flujo de efectivo, como la actualización de equipos informáticos para operaciones más eficientes, la empresa debe hacer todo lo posible para asignar un ahorro o beneficio estimado en los costos para ver si la iniciativa tiene sentido financieramente.



4. Evaluar el riesgo
Este paso implica estimar el riesgo asociado con el proyecto, incluida la cantidad de dinero que la empresa puede perder si el proyecto falla o no puede producir los resultados previstos anteriormente. Una vez que se determina un grado de riesgo, la empresa puede evaluarlo contra su flujo de efectivo o beneficio estimado para ver si tiene sentido continuar con la implementación.

5. Implementar
Si una empresa elige seguir adelante con un proyecto, necesitará un plan de implementación. El plan debe incluir un medio para pagar el proyecto en cuestión, un método para rastrear los costos y un proceso para registrar los flujos de efectivo o los beneficios que genera el proyecto. El plan de implementación también debe incluir un cronograma con los hitos clave del proyecto, incluida una fecha de finalización, si corresponde.

Por supuesto, puede haber algunas empresas que cotizan en bolsa en las que está interesado en invertir. Si no sabe cómo empezar, podemos echarle una mano. Simplemente diríjase a nuestro Broker Center para obtener más información.



Este artículo es parte de The Motley Fool's Knowledge Center, que fue creado en base a la sabiduría recopilada de una fantástica comunidad de inversores. Nos encantaría escuchar sus preguntas, pensamientos y opiniones sobre el Centro de conocimiento en general o esta página en particular. ¡Su opinión nos ayudará a ayudar al mundo a invertir mejor! Envíanos un email a knowledgecenter@fool.com . Gracias - ¡y tonto!



^