Invertir

Análisis técnico para el inversor a largo plazo

Los inversores optimizan sus decisiones utilizando una variedad de enfoques. Uno de esos enfoques es el análisis técnico. El análisis técnico de las acciones utiliza datos sobre movimientos pasados ​​en el precio de las acciones y el sentimiento general del mercado en un intento de predecir el cambio futuro en el precio de una acción. Hacer suposiciones correctas sobre el futuro es parte de una inversión exitosa, por lo que no sorprende que algunos inversores se sientan atraídos por el análisis técnico para tomar decisiones de inversión.

¿Qué es el análisis técnico?

Los analistas técnicos compran y venden en función de los movimientos pasados ​​del precio de las acciones de una empresa, los volúmenes de negociación y los sentimientos de los inversores. Los defensores del análisis técnico adoptan la posición de que factores como el crecimiento de las ventas, la rentabilidad, la deuda y el efectivo en el balance, y la industria en la que opera una empresa ya están incluidos en el precio de las acciones de la empresa. Si dos empresas muy diferentes tienen gráficos históricos similares, entonces un analista técnico podría predecir un resultado de precios futuro similar para cada una.

Gráfico del mercado de valores

Fuente de la imagen: Getty Images.



Los analistas técnicos creen que los patrones de precios se repiten y que reconocer estos patrones es la mejor manera de superar los rendimientos promedio del mercado de valores. Los operadores suelen utilizar el análisis técnico para intentar beneficiarse de la volatilidad a corto plazo (diaria, semanal o mensual) del precio de una acción. Estos traders se centran en medir el sentimiento del mercado e identificar en los gráficos los patrones que han ocurrido en el pasado y que podrían repetirse en un futuro próximo.

Limitaciones del análisis técnico

Aunque hay algunos analistas técnicos que vencieron al mercado a lo largo del tiempo, varios estudios indican que la gran mayoría del análisis técnico produce resultados poco mejores que un lanzamiento de moneda. A corto plazo (minutos, días, semanas o incluso meses), los movimientos del precio de las acciones son binarios, lo que significa que la probabilidad de que el precio suba o baje es de aproximadamente 50/50. Los gráficos también pueden dar señales incorrectas sobre futuros movimientos de precios y no toman en consideración automáticamente eventos como los informes de ganancias trimestrales, que pueden causar movimientos de precios impredecibles. Los cambios políticos y otros anuncios comerciales que pueden afectar a una industria y una empresa tampoco se tienen en cuenta en el análisis técnico.

Para los inversores a largo plazo que buscan empresas para poseer durante años o incluso décadas, los gráficos a corto plazo no tienen mucho valor. Habías invertido en Amazonas (NASDAQ: AMZN)poco después de su OPI en 1997, ya sea que haya invertido cuando el precio de la acción era de $ 2 o $ 2,50, hoy estaría feliz de cualquier manera. Además, el desempeño pasado no es indicativo de resultados futuros. A pesar de muchos años de rápidos aumentos de rentabilidad, Amazon puede comenzar a estancarse en los próximos 10 años.

Análisis técnico vs análisis fundamental

Los inversores generalmente se dividen en dos campos principales: analistas técnicos y analistas fundamentales.

Los analistas fundamentales evalúan las acciones en función de los fundamentos empresariales y de la industria. Las tendencias de crecimiento secular, como las que ocurren en la publicidad digital, la computación en la nube y la transmisión de TV, son relevantes para el análisis fundamental, al igual que las perspectivas de una empresa dentro de su industria, el crecimiento de sus ingresos y sus ingresos netos o flujo de caja libre crecimiento. Los analistas fundamentales calculan métricas financieras como la precio-venta Relación (P / S) y precio-ganancias (Relación P / E.

El análisis fundamental evalúa si una empresa se vuelve más eficiente a medida que crece, el éxito de sus nuevos proyectos o negocios adquiridos, y muchos otros factores, mientras que el análisis técnico puede indicar qué tan buena es una empresa para aumentar sus márgenes de ganancia. Los inversores que favorecen el análisis fundamental creen que es probable que una empresa con un largo historial de rentabilidad creciente continúe haciéndolo, y que el precio de las acciones de la empresa aumentará a la par con esa rentabilidad creciente.

Ser propietario de acciones de una empresa representa una participación en la propiedad del negocio, que incluye un derecho a una parte de los flujos de efectivo futuros de esa empresa. El análisis fundamental proyecta y evalúa estos flujos de efectivo futuros con el fin de identificar un desajuste entre el valor futuro probable de una empresa y el precio actual de sus acciones. Ese desajuste, para los fundamentalistas, representa una oportunidad de compra.

Algunos inversores utilizan una combinación de análisis fundamental y técnico. Una vez que identifican una empresa que les gusta, pueden intentar cronometrar su compra utilizando gráficos y datos anteriores para comprar al mejor precio posible.

¿Cómo se utiliza el análisis técnico?

Como ejemplo simple, un analista técnico puede usar un gráfico como el que se muestra a continuación para evaluar cuándo comprar y vender el SPDR ETF del S&P 500 (NYSEMKT: ESPÍA). Un chartista podría razonar que el fondo cotizado en bolsa (ETF) está 'sobrecomprado' cuando el precio alcanza el extremo superior de la banda y decide vender. También podría considerar que el ETF está 'sobrevendido' cuando el precio alcanza el extremo inferior de la banda, lo que indica que es hora de comprar.

Un gráfico que muestra el movimiento del precio de SPY en el transcurso de un mes.

Gráfico por autor.

El mejor camino hacia el crecimiento a largo plazo

The Motley Fool no utiliza el análisis técnico para predecir los movimientos del precio de las acciones. El análisis técnico puede tener mérito para algunos operadores, pero el camino más sostenible para lograr el éxito de la inversión a largo plazo no incluye la lectura de gráficos a corto plazo. Los inversores que poseen acciones de empresas durante largos períodos de tiempo ven el análisis técnico a corto plazo como una distracción. Centrarse en aspectos fundamentales como el crecimiento de los ingresos y las ganancias (indicadores de que una empresa opera en una industria con un crecimiento superior al promedio) o en las señales de que una empresa tiene una ventaja competitiva es coherente con la creación de riqueza a largo plazo. Centrarse en las tendencias a largo plazo es el mejor y más sostenible camino para lograr sus objetivos financieros.



^